Heaven and Ale, y no es de Black Sabbath

Venga vale, que sí. Que pudiera ser que el tema de hacer cerveza esté pegado y que daría igual para la experiencia lúdica que se tratara de buscarle financiación a Puigdemont para el casoplón que se quiere comprar en el pueblo de los de Abba, Waterloo. También pudiera ser que este juego no invente nada, que sea un eurogame más. Te digo más, pudiera o pudiese ser. Pero qué demonios, es de lo mejor que he probado en mucho tiempo.

pic3563904_md

Heaven and Ale es un juego que cumple con mis 3 factores que caracterizan el sello de juegazo: fácil de explicar, requiere agitación neuronal y dura sobre una hora. Salió al mercado en la feria de Essen 17 y fue parido por Michael Kiesling (que se ha hartado a sacar juegos en 2017) y Andreas Schmidt .

En este juego nos pondremos a gestionar la fabricación de cerveza por parte de unos monjes que cultivan en su monasterio todo lo necesario para tan burbujeante empresa. Es un eurogame clásico que no inventa ninguna mecánica novedosa. No es el fin de este blog enseñaros a jugar ni reseñar profundamente ningún juego pero ahí van algunas pinceladas también conocidas como rollazo.

Esto es muy fácil. A lo largo de un número de rondas que depende del número de jugadores iremos realizando diferentes acciones sobre un tablero que tiene un recorrido por casillas. Una ronda dura hasta que todos los jugadores se encuentren de nuevo en la casilla de salida. Nosotros en nuestro turno haremos la acción de la casilla en la que queramos caer. Si digo queramos porque es nuestra decisión correr mucho o poco en el trayecto hacia el final de la ronda. Las acciones básicamente son

  • Comprar una loseta de recurso ( trigo, lúpulo, cebada, agua o madera) y colocarlo en el tablero de jugador
  • Comprar una loseta de monje
  • Activar una puntuación
  • Activar una bonificación por logro obtenido (unos barriles muy bonicos)

Captura de pantalla 2018-02-02 a las 16.52.34

Lo que le da al juego chicha es que se pueden colocar las losetas compradas en dos zonas del tablero de jugador. En una zona oscura (noche) en la cual valen el valor que marca el recurso o monje y que nos dará dinero cuando activemos la puntuación, y una zona clara (día) en la cual vale el doble que su valor y la cual nos dará avances en ese recurso o activará al monje cuando se active. Si rodeamos un cobertizo con losetas, éste se activa dependiendo del valor total de las losetas que lo rodea. Según este valor avanzaremos al maestro cervecero y ganaremos avances de recursos o pasta según esté en la zona de día o noche de nuestro tablero personal.

Al final de la partida puntuaremos un valor que tendrá nuestro marcador de maestro cervecero que multiplica a los puntos del recurso de menor valor ( por ello hay que intentar subirlos todos de manera homogénea ya que de nada vale tener un recurso. A esto hay que sumarle los posibles logros (barriles) que tengamos y un punto por cada diez dineros. Chimpún.

Captura de pantalla 2018-02-02 a las 16.51.59
Al cerrar el cobertizo, obtenemos avance del marcador de maestro cervecero y podemos activar 3 losetas que estén en la disposición marcada en blanco o negro en el cobertizo. Por ejemplo 5 de agua, 4 de trigo y 2 de lúpulo da lugar a 11 monedas por estar las 3 losetas en la zona oscura del tablero de jugador. Todo esto ocurre bajo la atenta mirada del monje Obi Wan

Al cerrar el cobertizo, obtenemos avance del marcador de maestro cervecero y podemos activar 3 losetas que estén en la disposición marcada en blanco o negro en el cobertizo. Por ejemplo 5 de agua, 4 de trigo y 2 de lúpulo da lugar a 11 monedas por estar las 3 losetas en la zona oscura del tablero de jugador. Todo esto ocurre bajo la atenta mirada del monje Obi Wan

Ávido lector lúdico, me dirás ahora mismo que esto se parece a Castillos de Borgoña de Feld. Pues no te voy a quitar la razón . Pero aquí no hay dados. Y la verdad que no se necesitan; la tensión viene cuando te colocas en tablero para hacer tu acción porque a veces no sabes si te conviene esperar, correr un poco más para que otro jugador no te coja los recursos que necesitas, puntúe ante que tú, o se quede con el monje que parece Obi Wan. Y el dinero. El maldito dinero. Como no lleves un control de lo que gastas y luego puedes ganar reza (je je que bien traído) para que el agua se convierta en algo. Bueno, si es que llegas a tener agua.

Lo he probado a 2, 3 y 4. Quizás a 2 sea más táctico y su máximo de jugadores más estratégico, pero es entretenido y recomendable a cualquier número. No tiene interacción entre jugadores ( va por ti Masivi), aunque te pueden fastidiar la colocación de tu monje en el tablero de la oca ( lo siento tiene cierto parecido). Es rejugable ya que los recursos se colocan al azar en el tablero, variando la estrategia completamente, si bien los exégetas lúdicos dirán que todo es cogerle el patrón y repetirlo . Y algo de razón tienen porque en este juego, como en el mercado capitalista, no eres nada sin dinero. Pero de eso a que no sea rejugable hay un buen tramo.

Cierro que esto se queda largo. De momento no está en castellano, aunque es totalmente independiente del idioma, las reglas las tenéis en la BGG y además se explican en 5 minutos.

“Otro euro de buenas mecánicas y con tema pegado” . Os recomiendo tematizarlo bebiendo una Franziskaner escuchando canto gregoriano. Chínchate Zombicice!

Juan

Destroqueladores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s